La investigacion científica nos ayudará a identificar y comprender causas, proceso y consecuencias de algunos patrones culturales que perjudican la equidad de género, lo cual es de gran importancia para desarrollar estrategias que nos ayuden a configurar la práctica de la terapia psicológica profesional.

terapia-psicologica-y-equidad-de-generoLa equidad de género se ha vuelto un componente ideológico fundamental en las sociedades modernas que pretenden erradicar la discriminación sexual y promover la igualdad entre hombres y mujeres, ayudando a difundir una cultura de respeto, aceptación, justificia e imparcialidad para ambos sexos. Diversos esfuerzos sociales han sido útiles para crear gradualmente una conciencia que ayude a contrarrestar las prácticas machistas en distintos contextos (familiar, laboral, escolar, en la pareja), sin embargo, es interesante ver a la luz de la investigación psicológica, que en determinadas sociedades algunas personas del sexo masculino aún se resisten implícitamente a la idea de “la igualdad de oportunidades”.

De acuerdo a un nuevo estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología, la autoestima de los varones se vé amenazada cuando perciben éxito en sus parejas. No obstante, lo anterior no ocurre con las mujeres, cuya autoestima y bienestar no se vieron afectados por el éxito de su pareja.

Según esos hallazgos, los hombres son susceptibles a interpretar como “su propia falla”, el que sus parejas tengan éxito en una empresa compartida (tal como perder peso), incluso cuando no se encuentran en competencia directa.

Tales investigaciones (algunas hechas en Estados Unidos y otras en Holanda) se llevaron a cabo a partir de varias experiencias, en donde se les notificaba a las personas que su pareja tuvo un desempeño sobresaliente en una “prueba de solución de problemas e inteligencia social”. Posteriormente se les realizó una prueba que consistía en relacionar la palabra “yo”, con una serie de adjetivos calificativos como “bueno”, “excelente”, “malo”, “pésimo”, etcétera (autoestima implícita). Los hombres a quienes se les informó sobre el éxito de su pareja en dicha prueba, reportaron una autoestima-implícita baja, relacionando la palabra “yo”, con adjetivos calificativos negativos.

Sería por demás interesante, que estudios como éste fueran replicados en el contexto mexicano, en donde desgraciadamente aún observamos cierta carga ideológica que va en contra de las mujeres (especialmente en la familia y en la pareja). Ese trabajo queda en manos de los psicólogos mexicanos para la posteridad.

Si te gustó el artículo comparte o comenta.